El rol de los emprendedores en la creación del mundo post-pandemia.

El mundo se detuvo. Mientras tratamos de adaptar nuestra vida personal y nuestros negocios a cuarentenas, toques de queda, aislamiento y distanciamiento social, surge una pregunta inevitable: ¿Cómo será el mundo después del Corona virus?

No es una pregunta fácil en medio de un contexto que cambia día a día. Lo que planeamos la semana pasada puede no ser vigente esta, dependiendo de cómo evoluciona el contagio, las medidas de mitigación que tome cada gobierno y la respuesta de la economía y los mercados a las mismas.

Lo único cierto es que el mundo no volverá a ser el mismo.

“Las decisiones que la gente y los gobiernos tomen en las próximas semanas probablemente moldearán el futuro del mundo. Moldearán no solo nuestros sistemas de salud, sino también la economía, la política y la cultura.” Yuval Noah Harari, Marzo 2020

Yuval Noah Harari, historiador, profesor y autor de libros como Sapiens y 21 Lecciones para el siglo XXI, describe las decisiones de mayor impacto que deberán tomar los líderes mundiales durante la pandemia: siendo la primera de ellas entre la vigilancia totalitaria y el empoderamiento ciudadano; y la segunda entre el aislamiento nacionalista y la solidaridad global. Estas decisiones definirán la duración de la crisis actual y la forma como afrontaremos las crisis futuras.  https://amp.ft.com/content/19d90308-6858-11ea-a3c9-1fe6fedcca75#

Es claro que los gobernantes tienen una responsabilidad muy grande sobre sus hombros en estos momentos. Responsabilidad sobre las vidas y la economía de sus países y sobre el futuro de la humanidad.

Entonces, ¿qué rol pueden jugar los emprendedores e intraemprendedores en este contexto?

La coyuntura actual presenta una receta perfecta para la innovación: un mundo en el que se están cuestionando varios paradigmas, un mundo lleno de restricciones y la fortalecida necesidad de mantenernos conectados.

  1. Rompiendo paradigmas: Un paradigma es un modelo, una regla, una forma de entender el mundo. Grandes innovaciones han nacido al cuestionar y romper paradigmas. El modelo actual de maximización financiera sobre el cual están diseñados la mayoría de los negocios genera un potente paradigma en esta crisis: la necesidad de decidir entre proteger la vida o proteger la economía. La manera como medimos la economía y los negocios potencializa este paradigma. En palabras de Simon Mair  (experto en economía ecológica) “si queremos ser más resistentes a las pandemias en el futuro (y evitar lo peor del cambio climático) necesitamos un sistema capaz de reducir la producción de una manera que no signifique la pérdida de medios de vida”. https://theconversation.com/what-will-the-world-be-like-after-coronavirus-four-possible-futures-134085.
Necesitamos ir más allá del PIB y la rentabilidad para diseñar y medir nuestros negocios. Necesitamos modelos más parecidos al Anti-CEO propuesto por Hamdi Ulukaya, fundador de Chobani, basado en la gratitud, comunidad y responsabilidad (https://www.linkedin.com/pulse/anti-ceo-playbook-hamdi-ulukaya); o al Bentoismo propuesto por Yancey Strickler, fundador de Kickstarter, que busca balancear el beneficio individual y comunitario en el corto y largo plazo. http://bentoism.org/ 
  1. Abrazando las restricciones: Las restricciones son otra fuente crítica para la innovación. Las restricciones nos alejan de las soluciones obvias y promueven la creatividad. Me es difícil pensar en un momento con más restricciones que este y es por eso mismo que no habrá mejor tiempo para rediseñar un negocio. Los restaurantes son un ejemplo perfecto del efecto de las restricciones en la innovación. En las últimas semanas hemos visto a los restaurantes adaptando sus negocios a las nuevas circunstancias. Algunos se han adaptado temporalmente moviéndose a domicilios y otros han logrado diseñar nuevas fuentes de ingresos en cuestión de días: venta online de ingredientes, alimentos empacados al vacío para que las preparaciones finales se hagan en casa, acompañar los domicilios de mensajes y accesorios para poder celebrar a un ser querido en la distancia, etc.  Habrá que apostarle a cuáles tendencias de consumo permanecerán en el tiempo y cuales no para a partir de ahí rediseñar pivotear nuestros negocios.

 

  1. Potencializando el poder de las redes: De acuerdo con el World Economic Forum, las redes informales serán críticas en los procesos de recuperación post-pandemia debido entre otras razones a que estas redes llenan los vacíos en recursos y servicios que tradicionalmente dejan las organizaciones públicas y privadas y a que están construidas sobre relaciones de confianza. Las redes tienen el poder de pontencializar ideas y cambiar comportamientos y los emprendedores han sido expertos en crearlas y explotarlas. Los ecosistemas empresariales son claves para la competitividad. Debemos ahora llevarlos un paso más allá para estimular también el aprendizaje, la generación de conocimiento  y exponenciar la solidaridad y el sentido de comunidad. He visto múltiples mensajes en redes sociales en las últimas semanas de empresas ofreciendo herramientas gratuitas, profesionales ofreciéndose a ayudar a empresarios en crisis y comunidades uniéndose para ayudar a quienes lo necesitan. ¿Cómo volvemos esos ejemplos una constante en nuestros ecosistemas?

 Mas allá de adaptarnos a la situación actual, el empresariado debe aprovechar esta coyuntura para rediseñar la manera como diseñamos los negocios.  Qué mejor momento que un mundo en pausa para resetear la manera como consumimos, trabajamos e innovamos.

“Son los negocios, no el gobierno, los que están en la mejor posición para hacer un cambio en el mundo de hoy. En la violencia armada, en el cambio climático, en la desigualdad de ingresos, en los refugiados, en la raza, son los negocios quienes deben tomar partido.” Hamdi Ulukaya

 

Por: Carolina Gil

Perfil de linkedin 

 

 

Leave a comment

Please note, comments must be approved before they are published